Carl Sagan, SETI, IAR y recuerdos de la infancia

iar

Hace alrededor de veinticinco años conocí el Instituto Argentino de Radioastronomía. Se trata de una estación científica en un campo de varias hectáreas escondido en el Parque Pereyra, cerca de la localidad platense de Villa Elisa.

En ese entonces, uno de mis compañeros en el equipo de atletismo era el hijo del responsable del predio, y en algunas ocasiones nos reuníamos en el IAR donde era habitual ceder a la tentación de trepar por las estructuras tubulares de la enormes antenas parabólicas que apuntan siempre hacia el cielo. Para nosotros, antes que un centro científico era un magnífico parque de diversiones

Recuerdo estos episodios de antaño porque el IAR ha vuelto a ser noticia: en la notas que a manera de adelanto va publicando el futuro diario Crítica, Federico Kukso ha escrito un artículo acerca de las búsquedas de señales de vida extraterrestre en las que el IAR participa desde hace décadas.

Efectivamente: el IAR participa del proyecto SETI (Search for Extraterrestrial Intelligence) desde 1989, pero ya en 1986 entre sus líneas de trabajo estaba la búsqueda de indicios de vida inteligente extraterrestre.

A partir del convenio firmado el 4 de mayo de 1989 con la Sociedad Planetaria de EEUU, el IAR recibió equipo sumamente sofisticado y construyó, junto a la Universidad de Harvard, un analizador espectral de 8,4 millones de canales llamado META (Megachannell ExtraTerrestrial Assay).

Desde 1990, año en que fue finalmente instalado el META, uno de los dos radiotelescopios del IAR fue utilizado 12 horas por día para la búsqueda de señales de radio que pudieran estar originadas en otras civilizaciones de nuestra galaxia.

En el cielo del hemisferio sur se encuentra el centro de la Via Láctea, que es donde existe la mayor densidad de estrellas (100 millones de estrellas por cada grado cuadrado de arco), además de galaxias más cercanas como las Nubes de Magallanes y alrededor de 200 estrellas cercanas con características similares al Sol. Este observatorio de vida extraterrestre es único en este hemisferio.

En el sitio del IAR se reportaron 19 señales con características propias de un origen inteligente, que se suman a otras 37 reportadas desde el observatorio de Harvard.

La noticia es que el proyecto META ha estado varios años inactivo por falta de presupuesto, pero parece reactivarse con nuevos financiamientos y con la inauguración de un nuevo espectómetro que analizará 256 millones de canales en lugar de los 8,4 del META original.

La Sociedad Planetaria, que impulsa y financia en parte el proyecto, fue fundada por Carl Sagan, aquél científico y divulgador que ha acompañado -e inspirado- a toda una generación con su serie Cosmos. No dudo que Sagan estaría contento con este relanzamiento: hasta lo imagino explicando los fundamentos del proyecto con esas metáforas nítidas y exactas con que abría cada programa.

6 comentarios en “Carl Sagan, SETI, IAR y recuerdos de la infancia

  1. A mi me suena como un astronómico desperdicio de dinero. Apenas podemos comunicarnos entre los seres humanos de este mismo planeta sin arrancarnos los pelos los unos a los otros. Si realmente pudiéramos entrar en contacto con alguna forma de vida extraterreste, no va ser con el simpático E.T de Spielberg ni el terrorífico Alien. Supongo que lo más probable sería encontrarse con algún ente que al estilo Solaris, no sería posible entenderlo ni mucho menos comunicarnos con él. Ya lo dijo el gran Stanislav Lem: “No tenemos necesidad de otros mundos, necesitamos espejos”.

  2. Muy interesante los de “Apenas podemos comunicarnos entre los seres humanos de este mismo planeta sin arrancarnos los pelos los unos a los otros”, Rataube. No puedo estar menos de acuerdo con eso.

  3. Yo soy de Villa Elisa pero nunca he tenido la oportunidad de visitar las antenas. No hay que guiarse por gente que, como los que escribieron antes, dicen que “es un desperdicio de dinero”. Para ello cualquier cosa que no sea una TV o un súper auto son gastos inútiles. Se olvidan que esas cosas que hoy disfruta la gilada están allí gracias a que existieron en en el mundo científicos como los que apoyan el proyecto SETI. La ciencia avanza a pesar de la estupidez de muchos, gracias al cielo.

  4. Rataube:

    Me parece que a estas altura debes haber cambiado tu forma de pensar respecto a la necesidad de explorar el espacio en busca de vida, y de ser posible, vida inteligente. Tú no habrías nacido si en Europa no hubieran tenido la “curiosidad” de explorar nuevos horizontes. Lo de los pelos es entre River y Boca. Salut.

  5. hola llegue a la pagina por que estaba buscando sobre SETI y me dio gusto toparme con este articulo, yo tambien soy un lugareño de Villa Elisa. Lamentablemente nunca tuve la oportunidad de visitar el IAR.
    Sin embargo, me gustaria comentar, que actualmente el IAR no es tan efectivo como hace mas de 20 años atras y esto es debido a la saturacion del espacio aereo, sobre todo de los celulares, que hacen que se imposibilite la tarea de emitir y recibir ondas.
    Claro, hace 20 años atras, estar ubicados en una zona tan inhospita como el Parque Pereyra, era ideal para este tipo de campaña, pero actualmente las señales aereas, se han saturado mucho mas y por otro lado tambien hay mas poblacion alrededor, que tambien hace uso del espacio aereo (sobre todo con el celular, aunque la radio y la tv tambien emite señales que saturan este espacio).
    De todas maneras, creo que es admirable que todavia se mantenga el IAR y se invierta en la investigacion cientifica, tal ves sea bueno en algun futuro que se traslade o se habra otra en alguna zona menos poblada, donde no este tan saturado el espacio aereo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *