CAPIF ataca de nuevo

Hoy se anuncia en varios medios una demanda iniciada por la cámara que agrupa la llamada “industria musical” a la proveedora de internet Speedy.

Resulta que Speedy ha tenido la peregrina idea de anunciar sus servicios con el slogan “Bajás toda la música y la llevás con vos“. Según la CAPIF, se trata nada más y nada menos que de promover actividades ilegales, ya que en Argentina no existen portales para bajar música “legal”.

Nada menos cierto. Lo de CAPIF es sólo un nuevo capítulo en su cruzada de sembrar dudas y miedo. Podríamos comenzar diciendo que la distinción entre música “legal” y música “pirata” es apenas un recurso publicitario con poco fundamento. Basta leer el texto de la Ley 11.723 y la Convención de Berna para darse cuenta que ese tipo de distinciones es apenas una pirueta digna de sofistas. Si no fuera así los tribunales estarían atestados por este tipo de demandas desde la invención del cassette… aunque es menester señalar que de hecho la industria discográfica también intentó perseguir la posibilidad de compartir música en aquél entonces con los mismos argumentos en tono catástrofe que ensaya ahora.

Pero olvidemos por un momento la ley. Dice la CAPIF que, ya que en Argentina no existen portales como ITunes, que ofrecen música por internet con consentimiento de sus autores, “bajar música” equivale a “robar música”. Esta afirmación, que ya no se trata de una interpretación de la Ley sino de hechos concretos, constituye una mentira flagrante. Lo que no existe para Argentina y que en el pensamiento de CAPIF constituye la única manera concebible de acceder a la música, son portales donde se pague por bajar música, pero existen incontables sitios donde los músicos ofrecen sus creaciones de manera gratuita, que a esta altura saben que el negocio de la industria musical tiene poco que ver con la música y con los músicos.

Basta repasar las bases de datos de Creative Commons para encontrar a músicos de todo el mundo que no sólo permiten explícitamente la copia de su música, sino que además lo desean con fervor. Creative Commons, dicho sea de paso, es una iniciativa que facilita a los artistas licencias que permiten flexibilizar los términos de distribución y utilización de sus trabajos y que hace unos días realizó el lanzamiento de la versión local de las licencias.

¿Que Creative Commons no es un portal argentino? Da lo mismo, sus licencias son perfectamente válidas en Argentina. Y si eso no alcanza, unos segundos en google bastan para encontrar artistas locales ofreciendo su música, que ya han comprendido que el peaje a la industria musical es inútil, que de nada vale vender discos si de esos discos nada o menos que nada llega a sus bolsillos, que siendo ellos los creadores e intérpretes, más vale llevarse la música a otra parte donde pueda ser difundida sin trabas.

2 comentarios en “CAPIF ataca de nuevo

  1. Deseo informarme con respecto a donde o con quien debo comunicarme para realizar denuncias sobre la comercializacion de peliculas y cds de musica pasada en contrabando desde Bolivia qu se comerrcializa impunemente en la ciudad de Salta.

  2. son solo ocurrencias, pero podrias denunciarlo a Walt Disney o a GW Bush…aunque si verdaderamente quisieras perder el tiempo podrias denunciarlo en una comisaria…alli podrias darte cuenta de lo que la palabra LEY significa en argentina…un viajecito en tren en la provincia de bs as te mostaria CLARAMENTE las cosas…aqui se venden mas cds y dvds TRUCHOS que originales…es obvio que es un negocio para muchos. y la justicia argenta los ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *