Archivo de la categoría: Viajes

De vuelta de vacaciones

Luego de unas semanas de vacaciones, paseando por algunos de los maravillosos lagos de la patagonia (en particular, los lagos Huechulafquen y Traful), vuelvo a la rutina, al trabajo y a la tarea de actualizar, cada tanto, este blog con notas que, vaya sorpresa, se leen mucho más que lo que uno espera.

La primer nota de unas cuantas que tendrán que ver con las vacaciones será dedicada a dos maravillas: las propias vacaciones, como es natural, y la euforia pincharrata.
Seguir leyendo De vuelta de vacaciones

La playa me fastidia

Nunca me entusiasmó mucho la playa. Me gustan como a cualquiera esos paisajes bucólicos de atardecer -o amanecer, según la ubicación del espectador y de la playa-, y también un partido de fútbol en la arena, un desafío de voley playero, una partida de tejo o un truco bajo la sombrilla. También el avistaje de señoritas generosas y de atuendos mínimos, por qué no.

Pero el sol incandescente del mediodía me fastidia en un grado supremo. La arena me molesta. La sal marina tiene esa pésima costumbre de dejar la piel pringosa y como si todo esto fuera poco, las multitudes me abochornan.
Seguir leyendo La playa me fastidia

Expedición al lago Kruger

El guardaparques de Villa Futalaufquen, viéndonos jóvenes, entusiastas y, por qué no, bastante ingenuos, nos propuso una travesía a pie hasta la boca del río Frey, en la margen sur del lago Kruger, distante uno o dos días de marcha de nuestro campamento.

Debíamos internarnos en la Reserva Natural del Parque Nacional Los Alerces, recorrer un sendero hasta llegar a un lugar llamado Playas Blancas, hacer noche allí sin encender fuego -ya que el fuego sería una señal de alarma para un puesto de vigilancia ubicado en la otra orilla del lago- y en la jornada siguiente llegar a un puesto de guardaparques abandonado en el nacimiento del río Frey. Podíamos quedarnos un día y luego debíamos regresar. Si demorábamos más de cinco días en volver, debían salir a buscarnos.
Seguir leyendo Expedición al lago Kruger

La Casa Argentina

Hace algún tiempo supe viajar por cuestiones de trabajo al viejo continente. En cada uno de esos viajes, aprovechando la presencia de mi amigo Emilio en París, enfrascado en sucesivos postgrados, pedía el pasaje de vuelta con unos días adicionales para poder visitarlo.

En aquellos tiempos, Emilio ocupaba una habitación en la Casa Argentina de La Cité Internationale Universitaire. La Cité es un conjunto de casas (alrededor de 40), situada en un hermoso bosque al sur de París, donde se alojan estudiantes y graduados de todos los continentes. La Casa Argentina en particular es una de las más antiguas y tiene una ubicación privilegiada, cerca del métro y a pasos de la biblioteca y del restaurante universtario.
Seguir leyendo La Casa Argentina

Mudanza

Había escrito una entrada nueva para Señales de Humo.

Era sobre Riachuelo (Uruguay), un arroyo del Departamento de Colonia donde pasé veranos de mi infancia y compartí muchos fines de semana de invierno con mi viejo, cuando simulábamos participar en regatas sobre su velero NASHIRA, una embarcación de 25 pies de eslora, y una tripulación compuesta por lo más granado de sus amigos. Alguna vez volveré en una crónica sobre esas travesías y sobre Uruguay.
Seguir leyendo Mudanza

Bruselas introvertida

Era mi segunda vez en Bruselas. De la primera, cargaba con la sensación de ciudad gris, fría, llena de hombres apurados y distantes, y mujeres calladas bajo sus pañuelos de tonos tan apagados como sus rostros.

Gianni, un caballero italiano, amigo de aquellos tiempos, confirmaba mi sensación de ciudad de puertas cerradas, amable pero frí­a, de colores desteñidos y cielo plomizo. Especulábamos con la posibilidad de que fuera la notoria invasión de colectividades provocada por su condición de centro polí­tico y administrativo de Europa, la causa de este aparente retraimiento de su gente, en una especie de movimiento defensivo ante lo extranjero.
Seguir leyendo Bruselas introvertida

Náufragos

Dos años más tarde, en enero del ’89, llegamos con Darito y Emilio al lago Paimún. Era una expedición menos deportista y más juerguista que la anterior, pero no por eso menos interesante.

Cerca de las playas de gruesa arena volcánica del Paimún había varios grupos de mochileros, algunos aislados en ese paraíso desde semanas atrás, varios ya retirándose por la cercanía de febrero y la vuelta al yugo.
Seguir leyendo Náufragos

Puerto Limonao

Creo que fue en enero del ’87. Mariano Lorefice (alias el ninja), Patricio Morgan y yo estábamos promediando nuestras vacaciones en el Parque Nacional Los Alerces. Habíamos acampado a la orilla del Lago Futalaufquen y estábamos disfrutando de una tarde de sol y calor en Puerto Limonao, pomposo nombre para un muelle de troncos que se interna unos metros en el lago.
Seguir leyendo Puerto Limonao