El resplandor

En la lista de artefactos con accesorios ridículos, agreguen un conversor/sintonizador para TV digital provisto por empresa de TV satelital (aunque supongo que debe ser genérico) con un LED en su frente que indica el encendido y que tiene más potencia que el sable láser de Luke Skywalker.

Vas a poder disfrutar de multitud de canales en tu cuarto, eso sí: no vas a poder dormir nunca más con ese punto azul brillante que insistirá clavarse en tu retina aún a través de los párpados.

Intentarás ubicar el conversor de manera tal que el LED no apunte directamente a tu rostro, pero en ese caso el sensor receptor del control remoto -que se encuentra al lado del indicador de encendido- quedará fuera de alcance y habrás retrocedido 40 años en tu experiencia como televidente.

Apagar el conversor también es posible, y con esa operación el resplandor azul que baña la habitación desaparece, pero la próxima vez que lo enciendas tendrás que esperar quince minutos a que cargue la programación actualizada.

Pero no sólo hay malas noticias: tendrás infinitas horas en vela para insultar al genio del LED, a su familia y a sus empleadores.

6 comentarios en “El resplandor

  1. Tengo LA solución: mi papá tiene por toda la casa tapas de desodorantes tapando lucecitas. Y no se los vayas a mover que se enoja! Quedaría más estético unas velitas perfumadas, o si te gusta el kirsch, un gatito chino moviendo la mano, todo eso en el ángulo justo para tapar el LED.

  2. en mi barrio le tiraban un buen piedrazo a las luces molestas de la calle que obligaban a cerrar la ventana, aunque ahora con la inseguridá seria algo inaudito!

    mmm… yo aplicaria cinta aisladora negra en cantidad y listo

  3. llegué aquí por casualidad… y me causó mucha gracia leer este texto con la sensación de que yo tengo impresiones similares con la tecnología. Podría haberlo escrito yo si no fuera porque yo tengo un tv ochentoso en el cuarto, sin deco digital. De todas maneras la misma lógica se aplica al sensor de la alarma que está sobre la puerta y enciende la luz cada vez que te movés…. y es al pedo, no es como el tren que te acostumbrás y no lo escuchás más, esto es El Resplandor (byLED)
    PD: Chapeau a la solución de las tapitas de plástico, que además apunta a la sustentabilidad. Hay que cuidar el planeta ¿viste?

Responder a Mariano Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *